PSICOLOGÍA E HIPNOSIS VALENCIA

Centro de psicología, hipnosis y psicosomática

HIPNOSIS VALENCIA

Centro de psicoterapia, hipnosis y psicosomática

“Sólo quien ha comprendido y aceptado sus propios límites, puede decidir ordenar y humanizar sus acciones.”

TERAPIAS DESTACADAS

Infórmate de nuestras terapias:

tabaquismo

Dejar de fumar

Ansiedad

insomnio-550x450

Insomnio

Adelgazar

Depresión

Manejo del dolor

TESTIMONIOS

TESTIMONIOS

INFORMACIÓN DE LAS TERAPIAS

Te explicamos detalladamente cada terapia.

HIPNOSIS EN PSICOLOGÍA

Según la revisión de Green y Lynn (2000), de acuerdo a los criterios de Chambless y Hollon (1998), la hipnosis se puede considerar como un tratamiento “posiblemente eficaz” para dejar de fumar. Las intervenciones hipnóticas se muestran más eficaces que la lista de espera o la condición sin tratamiento.

Por otro lado, también conviene destacar que se han encontrado diferencias de género en el éxito de las intervenciones que incluyen la hipnosis para dejar de fumar, teniendo más éxito los hombres que las mujeres, resultado que también se da en intervenciones sin hipnosis (Green, Lynn, y Montgomery, 2008).

En definitiva, a pesar de los problemas metodológicos existentes para establecer su eficacia, la hipnosis se considera un procedimiento igual de eficaz que los existen actualmente, con la ventaja de su eficiencia, ya que es breve y económico, con menos costos que otras intervenciones, por lo que se ve reflejado en su frecuente uso en la práctica clínica (i.e.: Elkins y Rajab, 2004; Elkins, 2006; Green, 1996; Lynn, Neufeld, Rhue, y Matorin, 1993; Mendoza, 2000).

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

La hipnosis puede contribuir a la eficacia de la terapia cognitivo-comportamental para tratar la ansiedad, tal como se ha demostrado en varios estudios. Por ejemplo, el de Schoenberger, Kirsch, Gearan, Montgomery y Parstynak (1997) que compararon una intervención cognitivo-comportamental que incluía reestructuración y exposición en vivo ante la ansiedad de hablar en público, con un tratamiento igual en el que la relajación fue sustituida por una inducción hipnótica y sugestiones. Se pidió a los participantes improvisar un discurso durante el cual tenían que calificar su ansiedad en una escala. Los dos tratamientos resultaron en una disminución de la ansiedad; sin embargo, en medidas conductuales y subjetivas durante el discurso, sólo el grupo de hipnosis difería de la condición de no-tratamiento. Además, la ansiedad se disipó más rápidamente en los participantes hipnotizados que en los de la condición cognitivo-comportamental. Éste es el único estudio en que la hipnosis utilizada como coadyuvante a la terapia cognitivo-comportamental ha demostrado su superioridad en el tratamiento de la ansiedad respecto al no-tratamiento (Schoenberger, 2000).

FUENTE:

E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Es uno de los trastornos más frecuentes en el mundo y casi siempre detrás se halla el elemento estrés y ansiedad que, combinados, provocarán en la persona que aumente su cansancio, surjan problemas gastrointestinales, las cefaleas y la tensión muscular. De ahí que comiencen las dificultades para conciliar el sueño y de ahí se desencadenen otros síntomas como la apnea del sueño, dificultades respiratorias, preocupación, dolor, consumo excesivo de alimentos que impiden la relajación, como la cafeína, hasta estar viviendo episodios de depresión relacionados a ciertos acontecimientos de la vida que impiden desconectarnos, dejar de pensar y darle vueltas a un asunto, produciendo la necesidad de despertarse durante la noche o permanecer despierto para luego tener que despertar temprano por la mañana. El insomnio puede aparecer repentinamente y mantenerse por largos periodos, incluso cuando el problema que lo originó haya desaparecido.

Hay varias maneras alópatas y de medicina alternativa para abordar este padecimiento, aunque siempre es recomendable hacer una evaluación especializada previa, para brindar el tratamiento específico. Asimismo, es muy favorable el tratamiento de la terapia cognitivo-conductual con hipnosis para manejar los síntomas y así restaurar los mecanismos naturales deteriorados que desencadenaban las condiciones apropiadas para dormir de forma automática y lograr que este mecanismo perdure en el tiempo, gracias a las técnicas y recursos personalizados de cada paciente para favorecer la conciliación del sueño, como acelerar y profundizar en la relajación muscular profunda, desactivar los pensamientos angustiantes y la preocupaciones, fortalecer patrones de sueño saludables y gozar de un sueño profundo y reparador.

El estudio de Alladin y Alibhai (2007) representa la primera comparación del tratamiento con hipnosis como coadyuvante de una terapia psicológica bien establecida para la depresión (Terapia Cognitiva de la Depresión de Beck) y esa misma terapia sin hipnosis.

Aunque, tanto los pacientes tratados con hipnoterapia cognitiva (HC), como los tratados con terapia cognitivo-comportamental (TCC) mejoraron respecto a sus puntuaciones de línea base, los del grupo HC mostraron cambios significativamente mayores en depresión, ansiedad y desesperanza que el grupo de TCC. Y estos cambios se mantuvieron a los seis y doce meses de seguimiento. Los resultados de este estudio cumplen con los criterios de Chambless y Hollon (1998) que permiten considerar al tratamiento de hipnoterapia cognitiva para la depresión como probablemente eficaz (Alladin y Alibhai, 2007).

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

La hipnosis como coadyuvante a la terapia cognitivo-comportamental para el tratamiento de la obesidad se considera como “posiblemente eficaz” (Schoenberger, 2000) basándose en los resultados del estudio de Bolocofsky et al. (1985).

Este estudio es el que ha combinado la mayor muestra con la mejor metodología, llegando, por tanto, a resultados más claros. Se compararon dos grupos de participantes, uno que recibió un programa de manejo comportamental (control de estímulos, relajación, diario del peso y reforzamiento del programa) y otro grupo que recibió el mismo programa, más hipnosis. Los dos tratamientos consistieron en 9 sesiones a una por semana. Al finalizar el tratamiento ambos grupos habían perdido una media de 9 libras de peso, pero en los seguimientos realizados a los 8 y 24 meses, sólo los participantes del grupo de hipnosis habían seguido perdiendo peso, y eran los que decían cumplir más las reglas del programa, lo que correlacionó con pérdida de peso (Bolocofsky, 1985).

Más información >>

Existen muchos informes anecdóticos y estudios de casos que afirman que la hipnosis tiene repercusiones positivas en el tratamiento del trauma, como los de Brom, Kleber y Defare (1989), Chambless y Hollon (1998) y los de Brom, Kleber y Defare (1989) en donde se compararon los efectos de la hipnoterapia, la desensibilización sistemática y la psicoterapia psicodinámica en el tratamiento del estrés post traumático.

Las personas que se sometieron a hipnosis necesitaron menos sesiones de tratamiento que otros grupos, siendo, junto con el de desensibilización sistemática, más eficaz que la terapia psicodinámica en el tratamiento de síntomas intrusivos (Brom, Kleber y Defare, 1989).

Más recientemente, un estudio sobre el tratamiento del Trastorno de Estrés Agudo (Bryant et al., 2005) comparó la hipnosis como coadyuvante de la terapia cognitivo-comportamental, con la terapia cognitivo-comportamental sola, y con asesoramiento de apoyo. Al final del tratamiento, la mejor de las tres intervenciones fue la que incluyó hipnosis.

Las intervenciones utilizadas para tratar el trauma pueden llevarse a cabo fácilmente con hipnosis y ayudar a modular e integrar recuerdos traumáticos (Cardeña, 2000), así como a mejorar los síntomas post-traumáticos de las víctimas.

En diversos estudios se ha demostrado que las personas que sufren estrés post traumático son altamente hipnotizables, y por tanto, se pueden beneficiar más de la hipnosis que otro tipo de pacientes (Spiegel, Hunt y Dondershine, 1988; Stutman y Bliss, 1985).

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

 

Más información >>

En una investigación reciente se analizaron sistemáticamente diversos estudios clínicos controlados y aleatorizados, sobre los que se realizó un meta-análisis para evaluar la eficacia de la hipnosis en el tratamiento de los trastornos psicosomáticos (Flammer y Alladin, 2007).

Los estudios arrojaron como resultado que la hipnosis es altamente eficaz en el tratamiento de los trastornos psicosomáticos, aunque habría que hacer una categoría distintiva de trastornos psicosomáticos en las clasificaciones tanto de la CIE-10 como del DSM-IV para no afectar la interpretación del meta-análisis
En otro estudio se analizaron las intervenciones hipnóticas utilizadas, las cuales fueron categorizadas como hipnosis clásica, moderna (ericksoniana) y mixta. Los resultados indicaron que, por este orden, las formas de hipnosis moderna ericksoniana y mixta fueron superiores a la hipnosis clásica, utilizadas para el alivio de los síntomas en los pacientes a afrontar problemas psicosomáticos, como son los factores de mantenimiento, las cogniciones y las emociones (Flammer y Alladin, 2007).

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

HIPNOSIS EN MEDICINA

Una de las áreas de aplicación de la hipnosis que muestra una mayor evidencia empírica de su eficacia es el manejo del dolor, ya sea crónico o agudo (Lynn, Kirsch, Barabasz, Cardeña y Patterson, 2000; Montgomery, DuHammel y Redd, 2000).

Tanto el reconocimiento por parte del National Institute of Technology Assessment Panel Report (1996), como el meta-análisis de Montgomery et al. (2000) apoyan su consideración a la eficacia de la hipnosis en el manejo del dolor como un tratamiento eficaz, bien establecido y empíricamente validado.

En la revisión de Montgomery (2000) de estudios bien controlados se encontró que la hipnosis puede aliviar a un 75% de la población. Los resultados revelaron un efecto de moderado a alto en la reducción de dolor clínico y experimental, lo que apoya la eficacia de los procedimientos hipnóticos en el manejo del dolor.
Asimismo, los resultados indicaron que las técnicas de analgesia hipnótica son superiores a la medicación, el placebo psicológico y otro tratamiento, cumpliendo así los criterios para un tratamiento bien establecido de acuerdo con los criterios de Chamless y Hollon (1998).

Posteriormente, Patterson y Jensen (2003) llevaron a cabo una revisión exhaustiva de los estudios controlados aleatorizados sobre dolor e hipnosis en contextos clínicos, excluyendo los estudios de estudiantes voluntarios incluidos en el meta-análisis de Montgomery et al. (2000). Para la revisión se tuvo en cuenta la definición de hipnosis de Kihlstom (1985), ya que es lo suficientemente amplia para incluir aquellos estudios que analizan los efectos de la analgesia hipnótica y al mismo tiempo es específica para incluir el principal componente de la hipnosis, que es, la sugestión.

Más información >>

Los niños son considerados más sugestionables que los adultos, así que la utilidad de la hipnosis es ideal para el tratamiento de sus problemas. Esto se comprueba con distintos estudios que se han realizado en distintas instituciones médicas, demostrando su eficacia en:

• P. Edwards y Van Der Spuy, (1985): aplicación de la hipnosis para tratar la enuresis nocturna infantil (mojar la cama) como tratamiento es “posiblemente eficaz”.
• Milling y Constantino, (2000): la hipnosis como tratamiento de aprendizaje y ansiedad relacionada con los exámenes.
• Crasilneck y Hall, (1985); Johnson, Johnson, Olson y Newman, (1981): la hipnosis para mejorar el rendimiento académico con discapacidades de aprendizaje.
• Olness, Culbert y Uden, (1989): la hipnosis para reducir los efectos del estrés, y contribuir al fortalecimiento y buen funcionamiento inmunológico en niños y adultos.
• Belsky y Khanna, (1994): aplicación de autohipnosis en pacientes con problemas respiratorios y fibrosis quística, lo cual mostró significativamente mayor mejoría en la función pulmonar, autoestima, ansiedad, la salud y el locus de control.
• Anbar y Hummell, (2005): hipnosis para mejorar síntomas de asma, dolor en el pecho, disnea, hábito de toser, hiperventilación y disfunción de las cuerdas vocales.
• Milling y Constantino, (2000): hipnosis en casos de cáncer infantil para controlar y aliviar los síntomas producidos por la quimioterapia.
• Kuttner, Bowman y Teasdale, (1988): la hipnosis frente al alivio del dolor en niños que necesitan aspiraciones de médula y punciones lumbares.
• Lobe (2006): la hipnosis aplicada antes y después del procedimiento quirúrgico de Nüss para corregir el pectus excavatum (deformidad de la caja torácica en la que el pecho queda hundido y los niños tienen dolor en el pecho, intolerancia al ejercicio físico y dificultades para respirar.
• Butler, Symons, Henderson, Shortliffe y Spiegel, (2005): autohipnosis aplicada a niños en el área de urología pediátrica durante tratamiento de infecciones del tracto urinario y del reflujo vesicouretreral, quienes antes lo experimentaban como doloroso y atemorizante.
• Vlieger, Menko-Frankenhuis, Wolfkamp, Tromp y Benninga (2007): hipnosis para tratar eficazmente el dolor abdominal funcional o con síndrome de colon irritable.
FUENTE: M. E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

La hipnosis tiene diversas aplicaciones en odontología:

• Ayuda a los pacientes a afrontar los procedimientos dentales estresantes.
• Reduce la ansiedad fóbica a las inyecciones y otras intervenciones dentales.
• Mejora de la tolerancia de las prótesis ortodónticas o prostéticas;
• Modifica los hábitos orales no adaptativos.
• Reducción del uso de la medicación anestésica, analgésica y sedante;
• Complementa o sustituye la medicación previa a la cirugía.
• Controla la salivación y el sangrado.
• Interviene terapéuticamente en síndromes de dolor facial crónico (por ejemplo, los trastornos temporomandibulares).
• Complementa el uso del óxido nitroso.
• Aumenta la adherencia a las recomendaciones de higiene personal.
• Usada como técnica coadyuvante de la anestesia local.

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

La hipnosis puede ser de ayuda en el alivio de:

  • Attias, Shemesh, Shoham, Shahar y Sohmer (1990) comprobaron la eficacia de la autohipnosisnosis en pacientes con tinnitus (la percepción de sonido en el oído humano en ausencia del correspondiente sonido externo).
  • Ross, Lange, Unterrainer y Laszig (2007) analizaron los efectos terapéuticos de la hipnosis en el tinnitus subagudo y crónico, encontrando una mejora en la calidad de vida relacionada con la salud en los grupos de tratamiento.
  • En un estudio longitudinal no aleatorizado (Maudoux, Bonnet, Lhonneux-Ledoux y Lefebvre, 2007) se aplicó una intervención hipnótica a 49 pacientes con tinnitus crónico. Los resultados mostraron que todos los pacientes informaron de ser capaces de modular su tinnitus mediante la autohipnosis y las puntuaciones de todos ellos en un cuestionario de tinnitus disminuyeron significativamente. Aunque estos resultados tienen que ser replicados y comparados con un grupo control, este ensayo clínico, junto con los otros estudios mencionados, indica que la hipnosis es una técnica prometedora en el tratamiento del tinnitus.

FUENTE:

  1. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica.Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

Los pacientes hipertensos necesitan medicación para regular su tensión arterial. La hipnosis como coadyuvante a la terapia cognitivo-comportamental se ha utilizado para su tratamiento (Lynn et al., 2000).

• En un estudio piloto, Raskin, Raps, Luskin, Carlson y Cristal (1999) compararon tres grupos de pacientes hospitalizados, uno aprendió autohipnosis, otro recibió la misma atención y tiempo, pero sin un procedimiento específico de relajación, y un tercer grupo fue evaluado sin ser intervenido.
En el seguimiento se observó que los pacientes del grupo de hipnosis mostraron el mayor descenso en la presión diastólica, seguidos del grupo de sólo atención y, por último, los que no recibieron intervención. Estos resultados sugieren que añadir hipnosis al tratamiento médico estándar de la hipertensión puede ser beneficioso (Raskin et al., 1999).
• Otro estudio más reciente (Gay, 2007) utilizó la hipnosis para reducir la hipertensión de los participantes y comparó los resultados con un grupo control sin tratamiento. Se observó que la hipnosis es eficaz en la reducción de la presión sanguínea tanto a corto plazo como a medio y a largo plazo; el período de seguimiento de este estudio fue de un año (Gay, 2007).

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

Algunos estudios han informado de la capacidad de la hipnosis para aumentar el funcionamiento inmune (Bakke, Purtzer y Newton, 2002; Kiecolt-Glaser, Marucha, Atkinson y Glaser, 2001; Wood et al., 2003).

Asimismo, teniendo en cuenta que no es común que las intervenciones psicológicas tengan efectos sobre medidas estrictamente fisiológicas, un tamaño del efecto sobre la función inmune, aunque sea pequeño, tiene importantes implicaciones clínicas (Montgomery y Schnur, 2004). De ahí que sea importante el contar con más investigación sobre los efectos de la hipnosis sobre el sistema inmune.

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

El asma es un trastorno inflamatorio de las vías respiratorias que causa ataques de sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos. Las investigaciones con pacientes asmáticos han comparado la efectividad de tratamientos con hipnosis y broncodilatadores, y han evaluado la eficacia de las sugestiones por relajación, desensibilización, distracción y aumento del auto-control, en diversas medidas de resultado, como autoinforme de reducción de síntomas, utilización de los servicios médicos y vuelta al trabajo (Pinnell y Covino, 2000).

Asimismo, ha habido otros estudios que han comparado la eficacia de la hipnosis en el tratamiento del asma, como:

• El estudio realizado por la Asociación de Tuberculosis Británica (Research Committee of the British Tuberculosis Society, 1968) comparó la eficacia de la hipnosis y la relajación muscular progresiva en el tratamiento de 252 pacientes con asma, bajando resuellos sibilantes, usando menos medicación al finalizar el tratamiento.

• Por otra parte, los resultados de los estudios de Ewer y Stewart (1986) y de BenZvi et al. (1982) apoyan los efectos de la hipnosis en la mejora del funcionamiento pulmonar en los pacientes asmáticos, pero sólo en pacientes altos y medios en hipnotizabilidad respectivamente.

• Recientemente, Brown (2007), en una revisión de estudios controlados de la hipnosis concluyó que la hipnosis es eficaz para el tratamiento síntomas y conductas relacionadas con el asma y para el manejo de estados emocionales que exacerban la obstrucción de las vías respiratorias.

FUENTE
Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

Existen diversos estudios anecdóticos sobre intervenciones hipnóticas que han tratado con éxito diversas condiciones dermatológicas como eczema, ictiosis, verrugas y psoriasis (Ewin, 1992; Zachariae, Oster, Bjerring y Kragballe, 1996). De éstas, las más estudiadas han sido las intervenciones para la psoriasis y las verrugas. La psoriasis es un trastorno benigno inflamatorio de la piel agudo o crónico que se supone que es debido a causas psiconeuroinmunológicas.

En dos revisiones de la literatura se encontraron algunos informes de caso y un estudio experimental cuyos resultados apoyan los efectos beneficiosos de las intervenciones psicológicas en el tratamiento de la psoriasis (Winchell y Watts, 1988; Zachariae, 1996).

Por otra parte, existen estudios anecdóticos que informan que la hipnosis reduce el picor y las molestias de las verrugas, y produce cambios estructurales y reducción de las lesiones de la piel (Pinnell y Covino, 2000).

Más información >>

También la hipnosis se ha utilizado en la obstetricia para facilitar el parto.

Según la revisión de Pinnel y Covino, (2000), los estudios al respecto informan que las pacientes que utilizaron hipnosis tuvieron una mayor satisfacción con la experiencia de dar a luz (Freeman, MacCauley, Eve y Chamberlain, 1986); un parto más corto (Brann y Guzvica, 1987; Jenkins y Pritchard, 1993), y un menor uso de medicación y analgésicos durante el parto (Jenkins y Pritchard, 1993).

Una revisión posterior realizada por Cyna, McAuliffe y Andrew (2004) informó de la existencia de estudios en los que la utilización de la hipnosis ayudó a las madres a necesitar menos analgesia y menos medicación para el dolor en el parto.

También existe evidencia de que la hipnosis facilita el embarazo de mujeres que se someten a intervenciones de fertilización in vitro (Levitas et al, 2006).
Recientemente, Brown y Hammond (2007) revisaron los estudios analizados sobre los beneficios y la eficacia de la hipnosis en obstetricia y partos, encontrando que la hipnosis ayuda a reducir significativamente los dolores de parto y la necesidad de medicación durante y después del parto. Además, la hipnosis mostró ser eficaz como coadyuvante al tratamiento médico de un parto prematuro de cuatrillizos.

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

La hipnosis se ha utilizado con pacientes de cáncer para ayudarles a:

• Manejar el dolor, reducir la ansiedad relacionada con los procedimientos médicos y reducir la émesis e hiperémesis posterior a la quimioterapia (Pinnel y Covino, 2000; Néron y Stephenson, 2007).
• En el estudio controlado aleatorizado de Lyles, Burish, Krozely y Oldham (1982), se analizó la eficacia de la hipnosis guiada en la reducción de las náuseas posteriores a la quimioterapia, la relajación muscular progresiva, el manejo de la ansiedad anticipatoria y vómitos significativamente menos graves y prolongados en su casa tras los tratamientos con quimioterapia.
• Syrjala, Cummings y Donaldson (1992) llevaron a cabo un estudio con pacientes de trasplante de médula espinal para evaluar la eficacia de la hipnosis en la reducción de las náuseas, la émesis y el dolor de después de la quimioterapia. Los pacientes que usaron hipnosis mostraron reducciones significativas de la experiencia de dolor.
• Cabe destacar el estudio de Spiegel y Moore (1997) cuyos resultados en un seguimiento a 10 años indicaron que las mujeres con cáncer que habían recibido un año de terapia grupal semanal expresiva y de apoyo, con hipnosis, mostraron un aumento significativo de la duración de la supervivencia, así como del tiempo de la recurrencia a la muerte.
• Un estudio de Montgomery (2007) se asignó a pacientes que iban a someterse cirugía de mama y recibieron una sesión de hipnosis de 15 minutos antes de la operación. Los resultados mostraron que con la hipnosis se necesitó menos consumo de propofol y lidocaína, informó menor intensidad y molestias dolorosas, menos náuseas, fatiga y alteración emocional.
• Un estudio de Schnur et al. (2008) se asignó a pacientes que tenían que hacerse una biopsia escisional del pecho sesiones de hipnosis previas a la intervención quirúrgica. Los resultados tras la intervención indicaron que las pacientes del grupo de hipnosis tenía más bajas en malestar emocional precirugía, menos estado de ánimo deprimido y menos ansiedad.

FUENTE
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

También existen estudios médicos sobre la eficacia de la hipnosis en el manejo de la diabetes, tales como:

• Xu y Cardeña (2008) presenta un protocolo multimodal con hipnosis para ayudar a los pacientes con diabetes.
• La diabetes en sí puede considerarse como un estresor que agrava la condición (Diment, 1991), pero al usar la hipnosis se puede reducir el estrés de la vida cotidiana, manejar la ansiedad relacionada con la diabetes, mejorar el control metabólico.
• El control del peso es un factor importante en la diabetes, en especial para la diabetes tipo 2 (DT2) (Willett, Dietz y Colditz, 1999). La eficacia de la hipnosis en el tratamiento de la obesidad ha sido prometedor, tal como lo indica Kirsch, Capafons, Cardeña y Amigó (1999).
• También los pacientes diabéticos padecen de insuficiencia circulatoria periférica que afecta sobre todo a los pies, debido a que los vasos sanguíneos se han visto dañados a causa de tener crónicamente valores altos de glucosa en sangre. Esa mala circulación sanguínea lleva a que los pies sean más propensos a infecciones, y que la cicatrización de las heridas sea más difícil (Xu y Cardeña, 2008). La hipnosis puede ser eficaz en el aumento del flujo sanguíneo y en el alivio del problema del pie diabético, ya que el sistema vascular parece ser sensible a los estímulos psicológicos (Barber, 1983).
• En el estudio de Galper, Taylor y Cox (2003), la hipnosis como coadyuvante de la biorretroalimentación térmica resultó eficaz en el alivio de la angiopatía diabética.
• Otras áreas en que la hipnosis se ha utilizado con pacientes diabéticos son la regulación de la glucosa en sangre (Vandenbergh, Sussman y Titus, 1966) y la adherencia al tratamiento (Ratner, Gross, Casas y Castells, 1990) con los programas de ejercicio físico, de dieta y de cuidados médicos, para disminuir el estrés, favorecer la relajación y mejorar la regulación vascular térmica de los miembros distales.
FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

Muchos pacientes consideran las intervenciones quirúrgicas como una fuente de estrés psicológico y fisiológico, experimentando altos niveles de ansiedad y malestar somático, antes, durante y después de muchos procedimientos médicos.

La hipnosis se ha utilizado como coadyuvante a las intervenciones psicológicas para aliviar:

• La ansiedad de los pacientes relacionada con estos procedimientos.
• Como técnica coadyuvante a la analgesia farmacológica.
• Para enseñar a los pacientes, estrategias de afrontamiento ante la cirugía.
• Para reducir la cantidad de medicación pre y post cirugía.
• Para el dolor, el sangrado y el tiempo de hospitalización.
• Para facilitar el post operatorio y la recuperación (Pinnel y Covino, 2000).
• Para reducir las molestias relacionadas con la cirugía durante operaciones de cirugía plástica bajo sedación consciente (Faymonville, 1997).
• Lang et al. (1996) realizaron un estudio en el que una intervención breve de autohipnosisnosis y relajación durante los procedimientos radiológicos dio como resultado menos interrupciones en el procedimiento.
• Faymonville, Meurisse y Fissette (1999) revisaron 1.650 casos de cirugía en los que la hipnosis se utilizó junto con la sedación consciente en diversos procedimientos quirúrgicos, en vez de emplear anestesia general. Los pacientes se mostraban más cómodos, participativos, una recuperación más rápida y una duración de hospitalización más corta.
• El estudio de Lang (2000) comparó a pacientes que pasaron por procedimientos renales y vasculares cutáneos con relajación de autohipnosis y los resultados indicaron que estos pacientes necesitaron menos tiempo en los procedimientos quirúrgicos, su estabilidad hemodinámica fue mayor y necesitaron menos medicación comparada con los otros pacientes.

FUENTE:
E. Mendoza y A. Capafons. Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su evidencia empírica. Universidad de Valencia. Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(2), pp. 98-116. http://www.cop.es/papeles

Más información >>

Certificaciones y registros

logo Internacional Hipnosis Association

Concertar cita

Teléfono

Dirección España

C/ San Vicente Mártir, 85, 8D Despacho 1, 46007 Valencia

Formulario de Contacto

Si necesitas más información sobre nuestras terapias o deseas concertar cita, ponte en contacto con nosotros.