Estrés Crónico: Entiende y Maneja su Impacto en tu Bienestar

El estrés crónico es una condición que, lamentablemente, se ha convertido en un huésped permanente en la vida de muchas personas. Entender su impacto en nuestra salud es imprescindible para poder gestionarlo adecuadamente.

 

Enfrentarse al estrés es una realidad tan cotidiana que muchas veces olvidamos el profundo impacto que tiene en nuestro cuerpo y mente. Cuando estamos bajo presión, nuestras glándulas suprarrenales secretan cortisol y glucocorticoides, que si bien atraviesan la barrera hematoencefálica y son esenciales para funciones vitales, en exceso pueden ser un verdadero desafío para nuestra salud cerebral.

 

El Doble Filo del Cortisol

Aunque el cortisol es crucial para mantener la función cerebral y regular nuestro metabolismo y ritmos biológicos, la situación cambia cuando el estrés se vuelve crónico. El hipocampo, el guardián de nuestra memoria y aprendizaje, sufre ante el asedio constante de cortisol elevado, perdiendo neuronas y su habilidad para forjar nuevas conexiones. Este asalto al hipocampo no solo afecta nuestra capacidad para recordar y aprender, sino que también desestabiliza nuestra regulación emocional y memoria a largo plazo.

 

La Serotonina, la Dopamina y el GABA en la Encrucijada

La corteza prefrontal, que orquesta nuestras habilidades para planificar y tomar decisiones, también resiente los efectos del estrés. Los neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y el GABA, que son pilares de nuestro estado de ánimo, se desequilibran, dejándonos en una posición vulnerable ante la depresión y la ansiedad.

El Impacto del Estrés Crónico en la Conectividad Neuronal

No menos importante es el efecto del estrés crónico en la corteza prefrontal, disminuyendo la formación de nuevas conexiones neuronales y afectando así nuestro procesamiento cognitivo. Las implicaciones son claras: una exposición prolongada a altos niveles de estrés puede reconfigurar de manera significativa nuestra estructura y función cerebral, con consecuencias duraderas en nuestro aprendizaje, memoria y bienestar emocional.

 

Somatizar Enfermedades: La Respuesta Física a la Carga Emocional

El cuerpo tiene su propio lenguaje para expresar conflictos internos: la somatización. A menudo, lo que no se procesa en el ámbito emocional, se traduce en síntomas físicos. Las dolencias sin una causa orgánica clara pueden ser el eco de un estrés no resuelto que busca ser escuchado.

Biodescodificación: Decifrando el Mensaje del Cuerpo

Es aquí donde la biodescodificación emerge como una herramienta transformadora. Profundizando en la comprensión de las causas emocionales de nuestras dolencias, esta disciplina nos permite dialogar con nuestro cuerpo y mente, buscando reconciliar ese diálogo interno que, a veces, se manifiesta en forma de enfermedad.

 

Noebo: Tu Aliado en la Búsqueda de Bienestar Integral

En Noebo, somos pioneros en el uso de terapias basadas en la biodescodificación y la hipnosis clínica. Nuestro compromiso es guiarte hacia una comprensión más profunda de cómo tus emociones y experiencias pueden estar influyendo en tu bienestar físico. Juntos, exploraremos las vías para liberar ese estrés somatizado y encontrar un camino hacia una vida más saludable y armoniosa.

No permitas que el estrés crónico domine tu vida. Reserva una consulta en Noebo y da el primer paso hacia tu recuperación. Juntos, podemos explorar las causas profundas de tu estrés y diseñar un plan de tratamiento personalizado para ti.

¡Tu bienestar nos importa!

 

Con cariño,

Noelia Bonifacio

CEO NoeBo Group

 

Fuentes consultadas:

 

  • McEwen, B. S., & Gianaros, P. J. (2011). The brain on stress: Vulnerability and plasticity of the prefrontal cortex over the life course. *Neuropsychopharmacology*, 36 (1), 205-225. https://doi.org/10.1038/npp.2010.158
  • Frodl, T., & O’Keane, V. (2013). How does the brain deal with cumulative stress? A review with focus on developmental stress, HPA axis function and hippocampal structure in humans. *Neurobiology of Disease*, 52, 24-37. https://doi.org/10.1016/j.nbd.2012.03.012
  • McEwen, B. S., & Morrison, J. H. (2013). The brain on stress: Vulnerability and plasticity of the prefrontal cortex over the life course. *Neuron*, 79 (1), 16-29. https://doi.org/10.1016/j.neuron.2013.06.028
  • Radley, J. J., Kabbaj, M., Jacobson, L., Heydendael, W., Yehuda, R., & Herman, J. P. (2011). Stress risk factors and stress-related pathology: Neuroplasticity, epigenetics and endophenotypes. *Stress*, 14 (5), 481-497. https://doi.org/10.3109/10253890.2011.604751
  • Liston, C., McEwen, B. S., & Casey, B. J. (2009). Psychosocial stress reversibly disrupts prefrontal processing and attentional control. *Proceedings of the National Academy of Sciences*, 106 (3), 912-917. https://doi.org/10.1073/pnas.0807041106

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Máster Hipnosis y Psicosomática
Psicosomática Oncológica

Próximos cursos

¿Seguimos compartiendo?

Suscríbete gratis y recibe
nuestros tips, herramientas y cápsulas de bienestar